Las floridas y extravagantes expresiones carabancheleras

-Una polla como una olla y en verdeguí

 

-Tengo los cojones pequeños y pegados al culo, como los tigres

 

-Tú, que poeta eres

y versos compones

¿por qué no me tocas

los cojones?

 

-Tengo un asunto entre manos

que como salga bien

vamos a chupar todos.

 

-Al que relata, relata

le dan por culo

debajo una lata.

 

-¡Gilipollas!

De gili, nada

pero de pollas…

¡como una olla!

 

-¡Y una polla en vinagre!

 

-Cinco

por  el culo te la hinco

 

-Trece

Menéamela, a ver si me crece

 

 

 

Aquellos años 70…

Ahora, hoy, hasta este instante cuando la memoria de Adolfo Suárez lo invade todo sin resquicio no sería vano ejercicio mirar a todos los escenarios de esa época, recorrer lo que Unamuno llamaba la “intrahistoria”. Y ahí, en una esquina de esta ciudad nuestra, cerca de la mítica cárcel, de manicomio, bueno, si estas son las referencias lo dejamos. Pues ahí, en ese barrio de Carabanchel…